“Erase una vez en Hollywood”: El “cuéntame” de Tarantino

0
265

Pues qué voy a decir, Tarantino nunca falla. Por lo menos para los y las que seguimos con interés a este director. Algunas pelis te pueden gustar más (“Pulp Fiction”) y otras menos (“Django desencadenado”), pero si te gusta su estilo y su forma de hacer cine, todas te harán vivir una experiencia inolvidable.

En este caso nos trae un film que homenajea al mundo del Séptimo Arte, a ese Hollywood que estaba cambiando a finales de los 60 y especialmente a esos actores y actrices que luchaban por mantener su lugar en él. Esa mirada fascinante sobre aquella época nos permite descubrir los entresijos de los rodajes y hasta apariciones especiales de personajes “reales” de entonces como Steve McQueen o Sharon Tate.

LEER:  "El sicario de Dios": una crítica maniquea de Mari Carmen Martínez

Y es precisamente esta última el eje principal del tercer acto, donde Tarantino juega a reinventar la historia verdadera (aunque ya lo hizo de alguna forma en “Malditos Bastardos”), sobre todo en lo que concierne a Charles Manson y su troupe, lo que hace que el final de la cinta sea una gozada.

DiCaprio está como siempre estupendo, aunque el resto del reparto no le anda a la zaga. La BSO es una maravilla, incluyendo a nuestros míticos “Los Bravos”. Si tuviera que ponerle un “pero” sería su excesiva duración, aunque es perdonable, ¿no? Muy recomendable, salvo si no les gusta nada el hacer del amigo Quentin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here