“El Mago de Oz”: Una crítica epilógica de Juan Martín

0
287

Hoy quería hablarles, a modo de despedida, de un clásico por el que no pasa el tiempo, una película que ha encandilado a muchas generaciones, uno de mis filmes favoritos: “El Mago de Oz”. Y así cerramos el círculo con “Judy”, mi primera crítica.

No es difícil entender porqué esta historia es eterna: la magia que desprende su perfectamente estructurada narración, esos personajes maravillosos, divertidos y carismáticos, el uso del color (en contraste con el sepia de Kansas) que potencia la fantasía, el ideal de seguir el camino de baldosas amarillas como plasmación de nuestros sueños… o ese mensaje final que subraya quizá la moraleja más importante: No hay nada como el hogar, los orígenes, la familia.

Además, lo más fascinante de esta peli, sobre todo para los cinéfilos, es todo lo que sucedió entre bastidores en un rodaje que todavía se recuerda en Hollywood por su accidentado desarrollo: cambios de director, accidentes y actitudes problemáticas con algunos actores… Hechos que no han hecho más que potenciar la leyenda de esta obra de culto,

LEER:  "IT" - Una crítica flotante de Mari Carmen Martínez

Yo la habré visto incontables veces. Me la sé de memoria, pero sigo disfrutando de ella en cada nuevo visionado, encontrándole matices que antes no había percibido. Porque como todos los cuentos infantiles, siempre hay en ellos mensajes más evidentes y otros más ocultos… Realmente considero que fue una cinta adelantada a su tiempo y entiendo el gran éxito que tuvo. A mi parecer, es la película que mejor define el término “fantasía”. Por eso, háganme caso, nunca se cansen de verla y compártanla con sus hijos si los tienen o cuando los tengan. Ellos se lo agradecerán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here