“El sicario de Dios”: una crítica maniquea de Mari Carmen Martínez

0
508

Cuando coinciden en su estreno pelis como Underworld ó Resident Evil, pasa que joyitas como esta quedan tapadas. Estrenada en 2011, dirigida por Scott Stewart y protagonizada por Paul Bettany, Karl Urban, Lily Collins ó la siempre mal aprovechada Maggie Q.

Narra las luchas entre unos vampiros rápidos como el rayo y horrorosos, todo hay que decirlo, contra el grupo de Sacerdotes, creados por el clero para combatirlos en la anterior guerra. La sociedad tal como la conocemos, ha desaparecido, ¿os suena? Todo es más deprimente que Gotham y los civiles viven encerrados entre metal y oscuridad. Uno de los sacerdotes es avisado del ataque a su familia y abandona la ciudad para recuperar a su… sobrina Lucy.

Las luchas contra los vampiros son buenísimas, el poder de Paul Bettany y Maggie Q bestial. Karl Urban es Black Hat, antiguo sacerdote transformado por la reina vampira, con super poderes y el unico vampiro mono porque el resto no tiene salvación.

LEER:  "Halloween" - Una crítica estacional de Mari Carmen Martinez


Actualmente está en Netflix y muchos nos quedamos con las ganas de segunda parte.
La lucha no es exactamente entre buenos y malos, porque los buenos están sometidos a una vida cruel que engaña a la sociedad, pero claro, los malos son los vampiros. La frase que encierra la película, ya de por sí da susto: “Ir contra la Iglesia es ir contra Dios”


En mi particular visión, esta peli es una chulada, porque es distinta.

Y aquí me podéis encontrar, soy la autora de esta super chula novela editada por Mirahadas. Apagad la luz, colocaos cómodamente y esperad la oscuridad, allí nos vemos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here