La autora ciudarrealeña publica su tercera novela

La escritora ciudarrealeña Esther Ginés acaba de publicar su tercera novela, ‘Mares sin dueño’, una obra en la que trata temas como el peso del pasado, la incomunicación, los secretos familiares, el regreso al hogar y la supervivencia del amor en situaciones inesperadas.
Tras la excelente acogida de sus dos primeras novelas, ‘El sol de Argel’ y ‘En la noche de los cuerpos’, Ginés sitúa al lector en la década de los 80, cuando “Elisa Vielba, una traductora nacida en la isla de Sal (Cabo Verde) con orígenes españoles, decide dejar atrás su vida para viajar a miles de kilómetros de su hogar, a las salvajes y fascinantes islas Orcadas (Escocia). No sabe apenas nada de ellas, pero está determinada a emprender una nueva vida junto a su pareja, Kylian, a quien ha conocido recientemente. Él es un ornitólogo cuya vocación le ha llevado durante años a recorrer diferentes lugares del mundo, pero una interesante oferta de trabajo le hace replantearse la vuelta a casa”.
“Elisa viaja a unas islas indómitas, casi despobladas, poseedoras de una belleza sólo comparable a la dureza de su clima. Al poco de llegar, casi sin tiempo para adaptarse, un hecho del pasado de Kylian sale a la luz. La sombra de algo que fue enterrado, largo tiempo evitado, cae sobre ellos. Y esa noticia altera el curso de los acontecimientos, sus planes inminentes, los cimientos de una relación construida sobre una premisa que se ha venido abajo: el pasado no importa”.
La novela plantea cuestiones como ¿durante cuánto tiempo se puede huir del pasado?, ¿qué precio pagamos por dejar atrás ciertos capítulos de nuestra vida? y ¿cómo se mira hacia el futuro cuando una mano invisible nos ata al pasado?
‘Mares sin dueño’ es “una historia de regreso al hogar, un regreso turbulento, postergado, pero al final inevitable. Es la historia de la vuelta a casa de alguien que pensó que no lo haría jamás. Hablamos de un viaje al interior, como decía Rilke, algo que conecta y de algún modo resume la historia de la literatura. ¿Qué ficción no parte de un viaje o se asocia a él de un modo vital?”, comenta la autora.

Personajes

Respecto a los personales, uno muy importante es el mar. Aunque la historia está centrada en el triángulo Elisa-Kylian-Odette, el mar es un personaje más de la historia. El mar, como el alma, esconde numerosos secretos que a veces salen a la luz, son arrastrados hasta la orilla, expulsados. Es lo mismo que sucede con el secreto de Kylian al poco de arrancar la novela. Como el alma humana, el mar es luz y tinieblas, tiene periodos de calma y en ocasiones ruge como un animal herido.

Traslada al lector a las escocesas islas Orcadas

En cuanto a Elisa Vielba, la historia se centra especialmente en ella. Elisa es una mujer en la treintena, bastante independiente y centrada en su trabajo como traductora en la cálida isla de Sal (Cabo Verde), donde nació tras el exilio de sus padres españoles. En la historia comprobamos cómo es una mujer fuerte que no duda en dejarlo todo para seguir los pasos de Kylian y empezar una nueva vida junto a él. Tenaz, aventurera, dispuesta a aprender sobre su nuevo lugar de origen, Elisa tiene que reinventarse cuando, al poco de llegar a las Orcadas, su nueva vida se ve afectada por una historia del pasado de Kylian. Cuando las cosas se complican, Elisa decide pelear por su relación. Es un personaje al que veremos en momentos de zozobra, pero siempre consigue salir adelante.
Por su parte, Kylian Irvine: es un ornitólogo escocés en la treintena al que conoceremos en uno de sus numerosos viajes para observar pájaros. Al comenzar el libro, conoce a Elisa en una conferencia a la que ha sido invitado. Está especializado en frailecillos (puffins en inglés), un tipo de ave muy característica de las Orcadas. Kylian es una persona muy luminosa, un divulgador apasionado de su vocación, alguien para quien las aves lo han sido todo en su vida. Es un hombre que, sin embargo, ha tenido dificultades con la gestión de sus emociones. Como muchos orcadianos, es afable pero de pocas palabras, cuesta leer su mente. Y, como veremos según avanza la novela, ha tenido problemas de comunicación con sus seres más allegados. Esos problemas volverán a instalarse en su vida al poco de llegar Elisa a su tierra natal. Una noticia sobre su pasado lo convertirá en alguien taciturno, obsesionado por lo que dejó atrás. Evoluciona hasta ser un hombre críptico.
También está Odette, el personaje misterioso de la novela. “Por no destripar la historia, diremos que es una mujer vinculada al pasado de Kylian. Un personaje tan fascinante como misterioso, atormentado, frágil aunque también lleno de fuerza en determinados momentos. Un personaje cuya sombre es muy alargada…”
Así mismo, tiene especial protagonismo Heather Irvine, la madre de Kylian. “Es un personaje algo indescifrable al que tanto Elisa como el lector necesitarán acostumbrarse. Mujer de pocas palabras y fuertes convicciones, ha sido un pilar para su hijo y tendrá mucho que aportar cuando Elisa se vea obligada a pasar una temporada con ella. Su llegada transformará el modo en que la familia Irvine se ha enfrentado al pasado”.

LEER:  El escritor Daniel Blanco trae a España el género literario de moda con una novela de misterio basada en hechos reales

Temas

Los temas principales de la novela son el peso del pasado y la incomunicación. La novela nos cuenta cómo Kylian Irvine está a punto de dejar atrás una historia que ha marcado gran parte de su vida. Tras viajar y recorrer mundo, conoce a Elisa y la vida parece que le depara una segunda oportunidad tan anhelada. Sin embargo, el pasado en las Orcadas es como los restos de un naufragio: el mar siempre acaba devolviéndolos a la orilla. La trama se centra en cómo ese pasado trastoca todo el momento en que ambos personajes se encuentran y cómo los transforma y juega con ellos.

El mar es uno de los principales protagonistas de la novela

En cuanto a la incomunicación, ‘Mares sin dueño’ es una historia sobre las cosas que ocultamos, especialmente a aquellos a quienes más amamos, lo no dicho y lo malinterpretado. Al principio de su relación, Kylian y Elisa acuerdan que sus vidas pasadas no tienen relevancia en su historia presente. Esa suerte de pacto no firmado será lo primero en saltar por los aires cuando Elisa oye hablar de Odette, un nombre que Kylian jamás ha mencionado ante ella.
El regreso al hogar es otro de los temas relevantes de la historia. El libro arranca con esta cita de Julio Ramón Ribeyro: “También mueren los lugares donde fuimos felices” y al comienzo de la historia, Kylian habla del nóstos, el regreso a la patria de los héroes griegos. Entendido de este modo, ‘Mares sin dueño’ es el nóstos de Kylian, esa vuelta a un hogar donde fue feliz pero en el que dejó algo a lo que no quiere regresar. ¿Se puede volver a un sitio sin revisitar su historia?
El amor que tiene que enfrentarse a situaciones imprevistas es otro de las tramas de esta historia. ‘Mares sin dueño’ explora la relación de Kylian y Elisa, una historia que podría ser una más de tantas si no fuera por la entrada en escena del personaje de Odette. En ese momento, su historia pasa a ser un triángulo. Odette se instala entre ambos como una fuerza destructora, un vendaval dispuesto a llevarse todo a su paso.
La novela habla de los sacrificios que estamos dispuestos a hacer por la persona amada, los riesgos a los que nos enfrentamos cuando comenzamos una relación, de las renuncias y los sacrificios.

Referencias literarias

En toda la historia tiene un peso muy especial la obra de teatro ‘La dama del mar’, de Henrik Ibsen. Esta obra cuenta la historia de Ellida, una joven mujer, hija de un farero, marcada por una profunda obsesión por el mar; para ella, es la única fuente de libertad en la vida. El mar en esta historia es también sinónimo del amor, de lo oculto. Ellida pertenece al mar y por eso hay en ella algo oscuro, al igual que le sucede a un personaje de ‘Mares sin dueño’.
Mensajes
En la novela, se transmiten mensajes como “la inutilidad de ocultar el pasado, de evitar hablar de lo que nos ha herido. El libro es un alegato a favor de la comunicación, de habitar en todos los momentos de nuestra vida, los buenos y los malos, sin censuras”, así como “el amor en su dimensión redentora” y “la importancia de regresar al hogar en ciertos momentos de nuestra vida” y “la naturaleza como un lugar de refugio, como una fuerza que merece ser escuchada”.

Autora

Esther Ginés lleva vinculada a la escritura desde muy joven. En 2012 publicó su primera novela, ‘El sol de Argel’, elogiada por la prensa especializada como una notable ópera prima a la que siguió en 2017 ‘En la noche de los cuerpos’. En su narrativa intimista ha explorado temas como la identidad, la incomunicación, el peso del pasado en la vida y la complejidad de los lazos familiares.
Su trabajo también ha formado parte de varias antologías colectivas. Periodista de formación, está especializada en literatura, tiene un máster en narrativa y ha trabajado tanto en medios de comunicación (prensa digital y radio) como en el mundo editorial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here